AnálisisDestacado

25 años después la libertad brilla por su ausencia

“Si la libertad significa algo será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”. George Orwell


Por Mario Alberto Estrella.- Vivimos un tiempo confuso, existe una diferencia abismal entre la realidad y nuestra percepción de ella.

Luego de la llegada del internet a nuestras vidas parecía por un instante que la libertad de expresión se había diseminado como un virus, por fin éramos libres de pensar en voz alta.

Desde 1994 conmemoramos el Día Mundial de la Libertad de Prensa, sin que a la fecha haya mucho que celebrar.

En esta su celebración número 25 más parece un aniversario luctuoso. Vivimos un momento histórico en el que la censura nos llega por los cuatro puntos cardinales. Gobiernos, algoritmos, empresas y hasta tus vecinos se sienten con derecho de intentar controlar la narrativa.

En méxico la libertad de prensa es un espejismo, pagamos caro intentar ejercerla, ocupando el lugar 144 de 180 países, por debajo de Camboya, ligeramente por encima de Honduras y Venezuela de acuerdo a la organización Reporteros sin Fronteras. Sin serlo, nuestra nación goza las libertades de una dictadura comunista.

En el último año, desde mayo de 2018, fueron asesinados 26 periodistas en América, crímenes perpetrados por funcionarios corruptos, bandas del crimen organizado y delincuentes que han querido silenciar sus denuncias.

Sin embargo la censura no sólo se expresa con plomo, a la antigüita, la sofisticación acompaña todos los actos del ser humano, hoy por hoy puedes silenciar alguien con un simple algoritmo.

Durante este último año, cientos de comunicadores “incómodos” vieron sus presencia de la red desaparecer con un par de clicks. Google, Youtube, Twitter y Facebook se convirtieron en ese “Thanos virtual” de las voces disonantes.

Incorporamos un nuevo término a nuestro léxico: el “shadow banning”.

Shadow banning se usa con frecuencia en foros y otras redes sociales como una alternativa de censurar a alguien directamente.

En lugar de eliminar una cuenta por completo, la censura encubierta hace que la publicación de una persona sea visible solamente para la persona que la creó.

Oficialmente México vive una bipolaridad que cuesta asimilar, unos días se amenaza a la prensa con el escarnio público y otros se celebra la libertad. En el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que prefiere los excesos en las redes sociales a que no haya libertad de expresión, contrastando la velada amenaza que se había vertido en días anteriores: “si ustedes se pasan pues ya saben, ¿no? lo que sucede, pero no soy yo, es la gente, no es conmigo”. El Ejecutivo Federal dijo que la prensa ya no está bajo el control del gobierno y aclaró que no es él el que acredita o desacredita a algún periodista sino el pueblo que ahora está mejor informado.

No podemos tener sosiego cuando las libertades de prensa y de expresión están asediadas por discusiones violentas que se dan en las redes sociales, así como por la polarización, por la diseminación tendenciosa de información que busca torcer elecciones mediante noticias falsas diseminadas por batallones de bots y cibermilitantes, acciones que ya se han incorporado como mecanismos normales en procesos electorales.

De Miroslava Breach a Julian Assange

Hace dos años nos arrebataron a una amiga, una compañera a una periodista aguerrida, reconocida por valor.  Miroslava Breach Velducea fue agredida en la puerta de su casa, cuando salía para iniciar su día.

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) publicó  “La última columna”, un libro que recopila los últimos textos publicados por 24 de los mil 337 periodistas asesinados debido a su trabajo, de los cuales tiene registro la organización desde 1992.

Con la expulsión de la Embajada de Ecuador y luego la detención por Scotland Yard de Julian Assange, la libertad de expresión ha recibido un severo golpe que da un paso más al totalitarismo orwelliano.

El presentador de Fox News, Tucker Carlson, dijo que el verdadero crimen de Julian Assange era avergonzar a los poderosos en Washington.

“Julian Assange avergonzó a prácticamente todos los que están en el poder en Washington”, dijo Tucker Carlson. “Publicó documentos que socavaron la historia oficial sobre la guerra de Irak y Afganistán. Hizo despedir a Debbie Wasserman Schultz del DNC. Humilló a Hillary Clinton al demostrar que las primarias demócratas estaban  amañadas “.

“Casi todos en Washington tienen motivos para odiar a Julian Assange”, dijo Carlson. “En lugar de sólo admitir que, de manera directa, nos hizo ver como bufones, ¡así que ahora lo estamos enviando a la cárcel!”.

25 años después, poco espacio queda para la celebración, mientras la libertad de expresión se ve atacada por todos los frentes.

Es tiempo de tomar la pluma y escribir una nueva realidad, antes de que alguien más la escriba por nosotros una vez más.

Mario Alberto Estrella

Nacido en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México el veintitrés de Junio del año de mil novecientos setenta. Egresado de la Licenciatura en Comunicación Gráfica, en 1994, Diplomado por el Instituto de Tecnología en Asunción Paraguay en 2001 y Certificado por Macromedia en 2006. A la fecha ha colaborado en quince distintos medios de comunicación, en diversas actividades como redacción, edición, diseño, fotografía y como Web Master.” Durante la última década del siglo XXI recorrí la frontera norte; de Matamoros a Tijuana, trabajando en diversos medios impresos fronterizos. En la segunda mitad de 1999 comienzo un recorrido por América Latina en el Venezuela de Chávez, pasando por el Chile de Bachelet, el Brasil de Lula, 20 años después me encuentro donde comienza la patria.

Articulos relacionados

Back to top button
shares
Close