DestacadoTecnología

¿Qué queda por monetizar?

Parece que la respuesta es "muy poco".

Tijuana Times.- La publicidad siempre ha monetizado el tiempo y la atención de los consumidores, lo que hoy llamamos “enganche”. Los medios publican anuncios, las estaciones de radio / TV, las salas de cine, los carteles publicitarios ocupan nuestro espacio mental mientras conducimos y los sitios web y aplicaciones publican anuncios. Cuantos más medios consumas, más anuncios verás y escucharás, y cuanto más tiempo gaste consumiendo medios, mayor será su exposición a la publicidad.

La monetización de nuestro tiempo y atención tiene una larga historia, al igual que la intrusión monetaria en lo que antes era tiempo / atención privada. El tiempo empleado en el teléfono escapó a la monetización hasta la llegada del telemarketing, una conquista particularmente invasiva y desgarradora de lo que antes era un dominio privado. Ahora, gracias al correo de voz y las llamadas entrantes, nuestros teléfonos son cada vez más el dominio de la monetización intrusiva.

No se ha dejado sin espacio visual: los carritos en el super muestran anuncios, los separadores de plástico entre las compras de los clientes la caja, incluso los pisos de las tiendas muestran anuncios.

Muchas formas de comunicación se han vuelto esencialmente inutilizables por la monetización. Muchas personas ya no miran su correo electrónico ya que ha sido controlado por el correo no deseado, y muchas de las personas con teléfonos fijos ya no responden a sus teléfonos debido a las constantes llamadas de robo.

La tecnología ha generado miles de millones de dólares al monetizar otras formas de “enganche” y capital / activos de propiedad privada. Google ha monetizado la búsqueda web, Facebook, Twitter e Instagram han monetizado las redes sociales, Uber y Lyft han monetizado vehículos de propiedad privada, al igual que los servicios de entrega a domicilio (Grubhub, DoorDash, Uber Eats) y Amazon. AirBNB ha monetizado casas y pisos de propiedad privada o arrendados.

Muchas empresas nuevas han intentado monetizar otros activos de propiedad privada (“es Uber para bicicletas”, etc.) con resultados variables.

El tiempo libre de los subempleados o desempleados ha sido monetizado por Task Rabbit, Fiverr, etc.

Como se ha señalado ampliamente, el ingreso neto pagado por las plataformas de monetización a los propietarios / proveedores no compensa completamente los costos de propiedad ni iguala los salarios convencionales y los beneficios laborales. Los beneficios de monetizar lo que antes no se podía comercializar (unas pocas horas de conducir su propio automóvil o realizar un trabajo remunerado en un horario flexible) son obvios, al igual que el potencial de ganancias de controlar los mercados de compradores y vendedores de estos servicios.

Así que aquí está mi pregunta: ¿qué le queda a Big Tech para monetizar? Muchas personas ya pasan más tiempo mirando las pantallas (es decir, el consumo “oculto” de medios, entretenimiento, juegos, etc.) que en el trabajo o la escuela, por lo que en términos de tiempo que queda para monetizar, Hulu, Apple Music, Spotify, Netflix etc. compiten con el sueño, la preparación de comidas, la lectura de libros, la conversación, las cenas, la intimidad y otras formas tradicionales de uso del tiempo que no son medios de comunicación ni de pantalla.

Entonces, ¿qué sucede con las elevadas valoraciones que actualmente disfruta Big Tech cuando las asimetrías de la monetización comienzan a mover los engranajes políticos y la oleada de oro de la participación monetaria y los activos de propiedad privada se quedan sin nuevos territorios para conquistar? ¿Qué sucede cuando disminuyen los rendimientos a medida que se desaceleran las tasas de crecimiento, aumentan los costos marginales y aumenta el impulso político?

Así como hay tantas horas del día en que los consumidores pueden mirar las pantallas, también existen límites para monetizar el “enganche” y los activos de propiedad privada. ¿Qué queda por monetizar? Parece que la respuesta es “muy poco”.

Etiquetas

Mario Alberto Estrella

Nacido en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México el veintitrés de Junio del año de mil novecientos setenta. Egresado de la Licenciatura en Comunicación Gráfica, en 1994, Diplomado por el Instituto de Tecnología en Asunción Paraguay en 2001 y Certificado por Macromedia en 2006. A la fecha ha colaborado en quince distintos medios de comunicación, en diversas actividades como redacción, edición, diseño, fotografía y como Web Master.” Durante la última década del siglo XXI recorrí la frontera norte; de Matamoros a Tijuana, trabajando en diversos medios impresos fronterizos. En la segunda mitad de 1999 comienzo un recorrido por América Latina en el Venezuela de Chávez, pasando por el Chile de Bachelet, el Brasil de Lula, 20 años después me encuentro donde comienza la patria.

Articulos relacionados

Back to top button
shares
Close
Close